El dilema de los elefantes

Siguiendo con las historias en Tailandia…

Para ser honesta había dos obsesiones e ilusiones en mi cabeza cuando pensaba en este maravilloso país: “Elefantes y Playas” y vaya que resultaron voltearme de cabeza con mis conflictos existenciales, ahora escribo tiempo después de este viaje y no cabe duda que la vida te enseña o te enseña hasta que aprendas.

Llegué a Chiang Mai, lo primero que pregunté fue ¿Dónde puedo ir a un paseo con elefantes donde no los torturen para nuestra diversión?,  no hay nada que me parta más el corazón que ver un animal sufrir.  En todos lados te aseguraban esto las agencias, pero con un pelo de inteligencia te das cuenta que es obvio que nunca te dirán lo contrario.

Pues bien me anoté a uno de los tours de Elephant Mahout Trainning Camp (un lugar de entrenamiento de Mahouts ósea donde los entrenan) , en fin llego a mi guest house toda feliz, pero algo me dijo checa el tripadvisor nomás para asegurar que estaba haciendo lo correcto.  Y pues mil comentarios de que cuando estaban con los visitantes eran bien tratados pero que al lado cuando uno se descuidaba que los picaban con un gancho, para que hicieran caso, etc.. y pues claro se me apachurró el corazón. Llamé de inmediato a la agencia, ya era tarde, el $ perdido, pero eso no me importaba en ese punto lo que me angustiaba era haber sido tan ingenua para ir con la primera oferta.

Esa misma noche averigüe un poco más y encontré un “Santuario de Elefantes”  “Natural Elephant Park” , supuestamente donde había elefantes rescatados de circos o de los que vagaban por las calles limosneando o bebés huérfanos que sin su madre pues no sobreviven,  elefantes viejos, ciegos, de todo, y era tan santuario que ni montar te permitían, pues te explican para que  un elefante pueda ser entrenado tiene que pasar por un horrible ritual donde los encierran en una como tipo jaula sin lugar para moverse los torturan, los sangran, y mil cosas horribles para quebrar su espíritu, ya se imaginan a Lorena llorando como bobita viendo los documentales y comprando el pase en 3 segundos para ir a este lugar que me parecía maravilloso, pues podías cariñosearlos, bañarlos,  darles de comer y simplemente convivir de cerca.  También te dicen que solo aceptaban a 12 personas a la vez y yo toda feliz de haber agarrado lugar 4 días después, me quedaba perfecto!

A la mañana siguiente baje toda orgullosa de haber hecho la  mejor elección y le comente a la dueña  de mi guest house  y le dije ¿qué  opinas? y me dice “sin comentarios” le dije ¿cómo? pero “dime algo” y no quiso, obvio sentí de nuevo horrible, hasta ahora el viaje a Tailandia lleno de dilemas y si  que me estresé, sentía que era una tonta por no poder  decidir bien a la primera, pero esto no es raro, siempre he sido muy dura conmigo, y es algo que siempre trabajo. Cómo uno va a saber cual es la mejor opción en un lugar nuevo, en diferente idioma, y sobre todo en un lugar donde pareces un Cajero Automático con patas para los lugareños. Pero eso no importaba para mi verdugo me sentía fatal.

En fin me fui a sentar a una banquita en las areas comunes del hostal platicando con una pareja de amigos alemanes que son más grandes y han venido antes que yo y trataban de decirme que los elefantes necesitaban trabajo que era una forma de apoyarlos, si los elefantes no trabajan entonces no tienen como pagar su comida los dueños y se convierte en un problema y los sacrifican y yo NOOOOO! más conflicto existencial!  ¿Qué debía hacer?

Y ahora les cuento lo que sigue pensarán que lo estoy inventado y parece sacado de una película pero es REAL .. en ese preciso momento que sentía que el mundo era horrible, que odiaba la vida por ser tan cruel con animales tan indefensos, que cual era el punto de la existencia humana, porqués y más porqués, la vida era tan injusta, todo esto en mi cabeza, y  sin haber escuchado mi charla ni nada, un monje budista va caminando en frente de mi, se detiene y me dice:

” No hay AMOR más grande que el que uno se puede dar a uno mismo” ” Eso hará que tengas una luz tan brillante que entonces todos a tu alrededor se preguntarán ¿qué es eso que tienes que te hace brillar?” “Entonces tu les responderás lo mismo que te acabo de decir” … Obviamente tuve que recoger mi quijada del suelo… se me llenaron de agua los ojos y de repente,  mete su mano adentro de su túnica y saca un pequeño buda de barro y lo pone en su túnica y me dice tómalo (una mujer no puede tocar a los monjes), y  yo temblorosa y sin creer esto, lo tomo de su túnica  y se va… con mi cara de shock arrastro mis pies y me voy a mi cuarto a llorar !!

IMG_0877

¡Mi pequeño Buda que ahora viaja conmigo!

Hacía unos minutos sufría tanto por la existencia, que Dios me mandó un mensaje y era increíble, nada pasa por pasar, solo hay que estar muy atentos y esta vez el mensaje no estaba escondido, era muy directo y claro. “Lorena Ámate” “Si nos amamos entonces nos llenamos y tenemos suficiente para derramar” Dejaremos de sufrir, ser humano es sufrir y hay que empezar a purificar nuestros pensamientos para alcanzar la plenitud y la paz interna, que hermoso!

Debo agregar otro mensaje fresco de hace una hora de mi mentora de Filosofía Hindú Colleena nos compartió lo que su Guru quien le enseño sobre Yoga Sutras les dijo en un ejemplo de como es importante amarse primero dijo ” Es como debemos ponernos la máscara del oxígeno primero, para poder ponérsela entonces al de al lado”  (*suspiro de emoción, hoy estoy enamorada de la vida hehehe)

Siempre me había preguntado porque me causa tanto dolor el el sufrimiento de los animales y siempre nuestra percepción se puede ver nublada por una proyección de nosotros mismos.

En fin, regresando al tema de los elefantes, esa misma tarde decidí que si la vida me llevo a  este lugar es porque tengo que verlo con mis propios ojos y tal vez mi tarea es compartirlo, no lo se, si una persona me lee y le sirve ya se aportó algo ¿no?.

Llegó el día de los elefantes, y cómo era de esperarse  había algo raro, era un negocio total, la parte real es la del santuario de elefantes pero la parte oscura es que solo podías ver realmente como 10 elefante,  así que no estoy segura de que realmente tuvieran los 40 rescatados que decían, había archivos y fotos pero no los vi, pues decían que andaban lejos, y lo peor como CIEN  personas!  a parte te recogían en camionetones de lujo, y todo mega armado como parque de diversiones ;( pobres no eran hehehe

IMG_0342

La buena noticia es que no vi a ningún elefante sufrir, estaban bastante consentidos, de hecho no te dejaban tocarlos sin autorización y vigilancia, a los bebés nada, súper consentidos, porque luego las mamás se enojan, que son mamás adoptivas. Y pues todo fluyó relajado, me concentré en mandarles todo mi amor y listo cerré el tema de los elefantes y me fui con un termino medio de sabor pero con las palabras del monje en mi cabeza.

IMG_0332 IMG_0338 IMG_0340 IMG_0341 IMG_0346

Así que mi conclusión es nunca hacer tour animales que si son para turistas seguramente envuelven secretos donde obviamente los animales no están participando voluntariamente, a menos de hacer una apropiada investigación, tener una recomendación de primera mano, saber que estás aportando para su bienestar o bien poder visitarlos en su hábitat natural.. obviamente ya se me metieron más ideas a la cabeza África? Polo Norte? quién dijo yo? Muahahahahaha

One thought on “El dilema de los elefantes

  1. Alguna vez alguien me preguntó que qué valor/esencia/energía creía que hacía más falta en el mundo; yo respondí compasión.
    La compasión es para mí un bálsamo que funciona a manera de pegamento: nos une a todos en este mundo que parece estar de cabeza, lleno de sufrimiento y conductas tan absurdas como nocivas. No las puedo explicar. Pero puedo sentir compasión por todos los que conciente o inconscientemente, directa o indirectamente contribuimos a la locura. Puedo sentir compasión por mí primero, por no ser infalible, omnipotente y onmipresente.
    Saludos, Lorena.
    Sigue abriendo tu corazón. El viaje es el pretexto.

Leave a Reply to Karla Núñez Cancel reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s