“Incómoda comodidad”

Para entender porque esto esta aquí puedes comenzar por leer la actualización del

About / Se trata de…

¿Ya?…

Pues bueno, después de dos años entro a leer mi último post y casi me caigo de la cama (ahá,  porque estoy escribiendo desde aquí,  después de una tarde hecha bolita). Así proceso yo,  junto a una dotación de palomitas gourmet de 3 sabores: “caramelo, cheddar y saladas”, más hojitas de piña enchiladas, cacahuates japoneses y una coca de dieta, ¡como no!.

Y bueno este post va dedicado a mis alumnas, colegas, familia facebukense, todos mis cercanos y los chismosillos que no tienen nada que hacer hehe.

No es que me haga la importante pero quiero platicarles sobre esta sorpresa de la mudada de la ciudad, que no es en si una mudanza oficial.

Resulta que estoy como que en el mismo punto de ese último post de julio del 2016,  ese punto quebrado, dónde digo, ¡Hey soy humana!  y soy libre de hacer lo que yo quiera.

Ya desde el S19 había sentido la sacudida pero traté de hacer oídos sordos, tenía que terminar mis compromisos y al finalizar Sueño Tribal 2018 sentí que esa prórroga que me había dado llegó a reclamar.  Simplemente es tan simple y no, como  el que “estaba tan cómoda que me resultó incómodo ” hasta el punto de ser de cierta forma aburrido. Lo digo por mí, mis sueños y aspiraciones, sentí que me había conformado y eso me hizo inquietarme.

Y  no sé, es un sentimiento que no me dejaba y que cada vez hacía  ruido más fuerte. Mi reflexión se enfocó a preguntarme ¿quién soy sin este departamento en la zona más “chic” mi bella Roma Norte de la Gran Tenochtitlán (es chic para mí, lo amo 😦 )?, ¿quién soy sin la danza? ¿quién soy sin mi comunidad?, ¿quién soy sin esta vida medio curada en todas las redes? ¿quién soy sin mis alumnas, colegas, amigos? ¿quién soy en una palabra sin toda esta “comodidad” ? ¿ Sin todas estas etiquetas de maestra, amiga, colega, vecina de la Roma, capitalina, soltera independiente, Netflixense, fitness amateur?.

Que a pesar de todo ese bagaje lo más “incómodo de esa comodidad” es que comencé a sentir un peso, una carga como de “sostener”  tooodo eso que me digo que soy y que además de todo sigo sin sentir pertenencia por completo ¿Me explico? .  No tiene sentido tanta presión, igual solo soy inmadura y me pesa ser “adulto responsable”, y ¿quién tiene todas las respuestas no?.

Y entonces otra pregunta que me aterró apareció “¿Dónde es  mi casa?” me daba miedo renunciar a todo esto, una parte de mi piensa que me estoy auto-saboteando,  y quizá lo estoy, pero nunca lo sabré si no lo intento. Y entonces me llegó esto

ho

“El hogar no es un lugar, es un sentimiento”

 

Y así fue como en un clic decidí dejarlo casi todo, hice una lista de las razones por que es necesario moverse, porque es necesario desapegarme y no está tan filosófico como tan obvio, pero el mismo hecho de tener miedo de moverme me dice que debo hacerlo, quizá es otra crisis existencial+ espiritual, ¡quizá no!. ¡Quizá solo estoy aburrida!, otra teoría es que mi intuición está gritándome que siga explorando, que siga recorriendo el camino, cualquiera que sea, pero sobretodo que disfrute el andarlo. Y eso ya no estaba sucediendo del todo.

No digo que no tenga miedo, (porque si tengo ) solo que justo hago que el miedo no impida que haga lo que yo quiera o necesite.

Así que sin más rodeos, les digo solo moví mis cosas de lugar temporalmente, como siempre lo han estado, las pertenencias son ficticias, temporales y por esa razón voy a romper estas ficciones y hoy afirmo que mi hogar son todas ustedes mis alumnas, mis amigos, mi familia, mis perrunos, mi danza, nuestras horas en el estudio, nuestras risas, nuestro compartir, mi hogar es todo eso intangible y entonces dejé de preocuparme tanto.

Voy a darle un empujoncito a pedazos de sueños que se quedaron parados y regreso, voy a convivir con mi familia un ratito más cerquita, a expandir a mi bebé Blacktup, cumplir el sueño visitar comunidades de artesanos, fusionar ideas, hacer comercio más justo,  crecer personal y espiritualmente, ser más fuerte en partes de mí que he abandonado o que incluso desconozco, vivir más experiencias y recorridos, renovar ideas, y sobretodo alimentar a la bailarina y mujer que se ha quedado abandonada un poquito.

La casa DAKINITRI continua,  se transforma siguen siendo ustedes, se expande con mi caminar por otros lugares, pero mi sueño de que tengamos un espacio en la Ciudad así como la casa en la playa siguen en la lista ¿eh?.

Gracias por tanto que me han dado, sigan bailando, practicando, haciendo la tarea, queriéndose y apoyando.  Recuerden que siempre estaré cuando pueda y me necesiten, estoy a la distancia de un inbox, estaré viniendo para seguir bailando y aprendiendo juntas.  ¡La familia Dakinitri se mantiene!.

Les deseo esa motivación de seguir creciendo, explorando, aprendiendo, que cuando nos volvamos a ver seamos las mismas pero ¡enchuladas!  hehehe… Full power y de corazones puros ¿eh? ¡ya dije!.  Saben que las llevo siempre en mi corazón.

En fin, si llegaron a leer hasta aquí…¡Qué chismosos! hehehe no sé crean, ¡gracias y más por favor!   Seguiré informando. Fin del comunicado existencial.

 

2 thoughts on ““Incómoda comodidad”

  1. Lore, gracias por tus palabras. Te vamos a extrañar y continuaremos siendo tu familia extendida. Te envío un mega abrazo y nos vemos pronto. Si, seguiremos practicando tus enseñanzas y te tendré siempre en mi corazón cuando baile (como siempre ha sido). Gracias por tener la oportunidad de ser tu alumna.

  2. Sigue creciendo, que cuando las raíces son fuertes siempre estarán y así son las nuestras ❤💟❣

Leave a Reply to Arvael Zahinat Cancel reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s